Cuidar tu piel en verano

Cuidar tu piel durante el verano

El verano es la época del año en la que nuestra piel está expuesta a más estrés como puede ser la luz solar, lo que puede provocar quemaduras solares, sequedad y otros problemas de la piel. Por eso es tan importante tomar medidas para cuidar tu piel durante el verano. En este artículo, te presentamos algunos consejos para cuidar tu piel durante el verano. 

Hidratación

La luz solar y la humedad pueden deshidratar la piel y dejarla opaca. Es importante beber suficiente agua para mantener la piel hidratada de adentro hacia afuera en verano eligiendo el agua antes que otras bebidas como los refrescos que contienen grandes cantidades de azúcar o edulcorantes no recomendados en grandes cantidades. Dado el aumento de las temperaturas también aumenta nuestra deshidratación y, por tanto, la cantidad de agua que debemos consumir  se encuentra en torno a los 0,7 y 1 litro por cada diez kilos de peso corporal. Además del agua es importante consumir alimentos ricos en agua como pueden ser frutas o verduras, ya que estas también te hidratarán. Pero también es importante emplear cremas hidratantes en el caso de exponernos durante un tiempo largo a la luz solar para reponer la hidratación que hemos perdido durante nuestra exposición al sol. 

Usa ropa adecuada

La ropa adecuada puede ayudar a proteger tu piel del sol en verano. Use telas transpirables para mantener su piel fresca y protegida, intente evitar tejidos como el nilón o el poliéster poco transpirables y prioricé el uso de tejidos cómo el algodón y el lino. También prioricé los colores claros, ya que estos reflejaran la luz solar más que los oscuros, además emplee ropa holgada que permita la circulación del aire como los vestidos ligeros o la ropa holgada. Además de ser complementos de moda los sombreros, gorras y gafas de sol son útiles para proteger su cara y cuerpo de la radiación solar.

Descansa lo suficiente

En verano, el calor y/o la humedad pueden afectar la calidad de tu sueño, lo que a su vez afecta la salud de tu piel, ya que un déficit de sueño provocara que nuestra piel no se pueda reparar  de forma correcta, alterara nuestra secreción hormonal afectando a nuestra piel de la misma forma, posibilitara la activación de enfermedades en la piel por el hecho de que nuestra piel se encontrara menos nutrida y reparada y aumentará la acumulación de grasa subcutánea. Para evitar esto, trate de dormir entre 7 y 9 horas, esto se pueden realizar creando un ambiente lo más parecido a una cueva: eliminado cualquier foco de luz que nos pueda llegar como sean ventanas en las que incida el alumbrado público, luces led u otros focos de luz artificial y por supuesto limitar el uso del móvil en las horas cercanas al sueño para así tener una correcta secreción de melatonina por la noche y cortisol por el día, además de mantener una temperatura fresca entre los 20 y 25 grados. En el caso de tener problemas para concebir el sueño podremos usar melatonina exógena para concebir el sueño lo antes posible. 

Evita el alcohol y el tabaco

El verano suele ser época de fiestas y descontrol sobre todo para la gente joven, en estas fiestas se suelen consumir sustancias como el alcohol o el tabaco. El alcohol provoca efectos nocivos en nuestra piel como la deshidratación, ya que el alcohol requiere de grandes cantidades de agua para su digestión, esta deshidratación provocará sequedad, descamación y arrugas varias en nuestra piel. Otro efecto nocivo del alcohol en nuestra piel es el enrojecimiento que viene provocado por la dilatación de los vasos sanguíneos. Además, el alcohol debilita en sistema inmunológico lo que puede provocar infecciones bacterianas en nuestra piel y aumentará la secreción de sebo lo que obstruye los poros y provocará acné en nuestra piel. Por otro lado, el tabaco provocará también sequedad en la piel, acné, infecciones en nuestra piel dado que también daña nuestro sistema inmunológico, además de aumentar el riesgo de sufrir cáncer de piel. 

Usa productos para después del sol

Existen productos para reducir el efecto del sol, como las lociones hidratantes o las cremas hidratantes, ya que estas nos ayudarán a reponer los nutrientes y la hidratación que perdamos durante nuestra exposición al sol, para calmar la piel y prevenir la descamación y la irritación. Otros productos  son los geles hidrantes que también nos ayudaran a mantener  la hidratación de nuestra piel durante la exposición a sol.  Aparte es necesario mantener la piel lo más limpia posible fuera de secreciones corporales como el sudor para evitar acumulaciones bacterianas en nuestra piel, por eso intentaremos lavarnos varias veces al día para eliminar la suciedad.  Por último, pero no menos importante los labios también soportan una gran exposición al solo y, por tanto, necesitan bálsamos labiales para reponer y proteger estos de los rayos del sol.

Use protector solar

Los rayos UV pueden dañar la piel y provocar quemaduras solares, envejecimiento prematuro y un mayor riesgo de cáncer de piel por eso es necesario usar protector solar. Por eso es importante utilizar protector solar para prevenir estos efectos. Intente emplear protectores solares de al menos 30 FPS (Factores de Protección Solar), de amplio espectro para ofrecer protección contra loa rayos  UVA y UVB. Además, al existir  diferentes tipos de piel debemos elegir el protector solar que mejor se adecua a nuestra piel como por ejemplo: si tiene la piel seca será recomendable emplear cremas solares con crema hidratante u opciones sin aceite para pieles grasas. Adicionalmente, debemos optar por cremas solares resistentes al sudor y al agua en el caso de que vayamos a realizar actividades al aire libre. Aplique el protector solar entre 15 y 30 minutos antes de empezar la exposición solar, aplíquelo sobre las zonas expuestas al sol y vuelva aplicarlo en las mismas zonas a las 2 horas del uso anterior.

Otros factores importantes 

Además de los factores ya mencionados existen otros factores importantes como son: la dieta, ya que es un factor importante, una dieta lo más equilibrada posible proporcionará los nutrientes necesarios para la correcta recuperación de nuestra piel, mientras que una dieta poco saludable propiciará la aparición de acné  y otros problemas en la piel. Evite algunos tratamientos de belleza que pueden ser contraproducentes y manténgase fuera del alcance del sol en sus horas picos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra